Antes de seleccionar las calidades del vidrio a utilizar en tus proyectos, es recomendable conocer las distintas composiciones, ya que cada una ofrece distintas propiedades que pueden afectar desde a las necesidades de limpieza de los cristales en Tenerife hasta a la transparencia y resistencia.

Aal contrario que el cristal, que se encuentra en la naturaleza de manera natural, los vidrios son creados a partir de la combinación de una serie de materiales, principalmente a través de la manufacturación. Precisamente, gracias a esa naturaleza de producto manufacturado, se pueden modificar las combinaciones, dando lugar a vidrios con distintas propiedades.​ En conclusión, no es lo mismo el vidrio que tocas cuando realizas una limpieza de cristales en Tenerife que el cristal de roca o de cuarzo.

Dentro de los vidrios, existen clasificaciones por materiales y por propiedades. En esta entrada vamos a hablar de los vidrios según su composición, empezando por el vidrio sódico cálcico, que es el que está compuesto por sílice, sodio y calcio. En este caso, el calcio aporta la dureza al material que, de lo contrario, sería soluble. Este tipo de vidrio es el más utilizado en ventanas.

El vidrio de borosilicato está compuesto por boro y sílice y se caracteriza por su especial resistencia a las altas y bajas temperaturas. Este tipo de vidrio es habitual en las puertas de los hornos y también en la fabricación de productos de laboratorio.

El vidrio de sílice es quizás el más puro que existe, compuesto por un 96 % sílice. Se caracteriza por su excepcional dureza y estabilidad. Aunque es muy difícil de trabajar y solo se reblandece por encima de los 1500 ºC, sus propiedades le hacen perfecto para lámparas germicidas, filtros ultravioletas y crisoles.

Estén hechos de la composición que sea, en Pértiga eXtrema estamos preparados para ayudarte a cuidar de tus cristales y vidrieras. Pídenos presupuesto sin compromiso.